BCN Polideportivo


Leave a comment

Cuando Messi no es Messi no se merece el balón de oro

Por Fernando Martínez / julio de 2014


Dios es Argentina dijo Diego Armando Maradona cuando ganó el Mundial del 86. Tras clasificarse el equipo albiceleste para la final al Pelusa se le llenó la boca al manifestar que Messi sería campeón del Mundo en Brasil. Pobre FIFA. Que pena que por sus intereses con Adidas decidiera nombrar a Leo mejor jugador del Mundial brasileño. Messi devuelve ese balón que te han regalado. Tu sabes mejor que nadie que cualquier jugador de Alemania que se han proclamado justamente campeones del mundo por cuarta vez en su historia merecía ese galardón que a duras penas colocarás en tu mansión de Castelldefels. Messi no ha sido el mejor en el Mundial brasileño como tampoco ha sido su año en el Barça, donde se ha formado como mejor jugador del mundo. Leo no pudo ponerse a su Barça en la espalda para derrotar al Atlético de Madrid en el partido decisivo del Camp Nou, ni tampoco el pasado domingo fue capaz de conquistar el único título importante que le falta a su palmarés, tras los fracasos del 2006 y del 2010. Todavía queda Rusia 2018 cuando el astro argentino disputarà su cuarto Mundial vestido de albiceleste.

Messi argentina mejor jugador

Ni la fanfarronería de Maradona ni las pregarias del Benedicto XVI han servido para que Argentina se proclamara campeona del Mundo. Sencillamente la Copa se la llevó el mejor equipo. Y ese fue Alemania desde el primer hasta el último partido. Se podrá argumentar que Higuaín, Palacio o el propio Messi tuvieron en sus botas las posibilidades de destronar al gran favorito. Este futbol que se mueve sólo por dinero ha aburrido en la mayoría de partidos a los millones de espectadores que hemos seguido el evento. Algunas pinceladas valientes de Costa Rica, Colombia o Argelia pero sólo Alemania ha sentado càtedra. De la mano de un técnico muy aplicado llamado Joachim Löw ha sabido formar un bloque que ha presentado un juego fuerza-toque que ha asombrado gratamente a los que amamos este deporte. El resto, sólo especulación, Argentina incluida a pesar de contar en sus filas con el mejor jugador del planeta.
Algo le pasa a Messi. Su rostro refleja preocupación. El fisco, la familia o vaya a saber usted que motivo han impedido a Leo rendir al nivel que nos tenía acostumbrados hasta la temporada pasada. Lionel se ha parado. No hay frescura física ni mental. No conecta con el resto de sus compañeros como lo ha hecho durante cinco espléndidas temporadas vestido de azulgrana. Leo devuelve el balón. Vete de vacaciones con su santa y tu hijo Thiago y carga pilas porque el Barça te necesita. Ni te estabas reservando para el Mundial ni tus piernas respondían a tu cerebro. Borrón y cuenta nueva y con 26 años te seguiràs comiendo lo que se te ponga por delante.


Leave a comment

Cuando Messi se juega entrar en el Olimpo de los dioses

Por Fernando Martínez / julio de 2014


El domingo 13 de Julio, Leo Messi se puede unir a Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona, completando el repóker de mejor futbolista del planeta si Argentina se proclama campeona del Mundo en Maracaná. Si Leo recibe la Copa del Mundo entrará en el Olimpo de los dioses junto a los cuatro ases del balón reconocidos hasta nuestros días. Otro dilema es afirmar quién ha sido el mejor futbolista de todos los tiempos. Los tenistas no tenemos duda: Federer. Los baloncestistas tampoco: Jordan.

Messi Argentina holanda

De los cuatro dioses del deporte rey, Pelé y Diego Armando pueden presumir campeones del Mundo. La “saeta rubia” defendió los colores de Argentina y España pero nunca fue campeón del mundo, lo mismo que Johan Cruyff que pese a exhibir el mejor futbol en el Mundial de 1974, tuvo que rendirse ante la Alemania de Beckenbauer y Muller. En 1978, “El Flaco” ya no pudo ayudar a Holanda a ganar la final que se llevó la Argentina de Mario Alberto Kempes.
En este Mundial 2014 todas las apuestas señalan a los alemanes como máximos candidatos para hacerse con su cuarto título. Los discípulos de Joachim Löw han sido de largo los mejores, humillando a los anfitriones en semifinales (1-7). Alemania es la favorita para conquistar su cuarto Mundial. Tiene un equipazo y no especulan como los argentinos y el resto de selecciones, que apenas han aportado novedades en un Campeonato aburrido en lineas generales.
Sólo hay un jugador que puede dar al traste con todos los pronósticos: Messi. Lejos de su mejor forma el astro barcelonista tiene suficiente arte en sus botas como para desarbolar al compacto equipo teutón. Otro factor que puede desequilibrar la balanza a favor de los albicelestes es el hecho de no haber encajado un sólo gol en el tiempo reglamentario de los partidos disputados hasta ahora en Brasil. Messi solo no puede decidir un Mundial como tampoco pudo darle el título de Liga al Barça en el Camp Nou, marcando un gol más que el Atlético de Madrid, que fue el justo campeón. Sin embargo, este Messi al 60 por ciento tiene guardadas las espaldas por su compañero de equipo Javier Maschero. Ya lo dijo Guardiola: Masche y Keita son las niñas de mis ojos, que no me las toquen. “El Jefecito” es el angel de la guarda de la retaguardia albiceleste. Ha llegado a Brasil más fresco que una rosa después de pasarse media temporada lesionado en el Barça. La mejor versión de Masche la estamos viendo en este Mundial. En el 74 entre Beckenbauer y Muller hicieron campeona a Alemania. 40 años después se puede repetir la historia con Messi y Mascherano. Leo entraría en el Olimpo de los dioses y relevaría de una vez por todas a Maradona, que en México-86 hizo campeona a Argentina. Eso sucedió hace 28 años. Ahora el elegido para la historia es Messi. A sus 26 años puede firmar la gesta más importante de su carrera en la Selección, aún le quedará por los menos una nueva oportunidad en el Mundial del 2018. En el Barça ya lo ha conseguido con cuatro balones de oro incluidos. Sólo Leo puede dejar en segundo plano el 7-1 de Alemania a Brasil. La historia sólo la escriben los campeones. Messi lo sabe. Sus piernas no están al ciento por ciento. Sin embargo, su mente si está concentrada en Maracaná que pisará el domingo 13 de Julio a las 9 de la noche en España. Como sucede con Nadal, cuando llega la hora de la verdad, estos dos fenómenos son capaces de todo, pese a que Alemania sea la favorita en todas las quinielas y Federer fuera imbatible en Wimbledon hasta que en el 2008 Rafa dijo aquí estoy yo. Messi seguro que el domingo también les dirá a los favoritos aquí estoy yo.


Leave a comment

Va por tí “viejo” Alfredo, que nunca ocultaste que te hubiera gustado jugar en el Barça

Por Fernando Martínez / julio de 2014


Hables con quien hables todos te dicen lo mismo: ¡Qué Mundial más aburrido! Casi todas las selecciones parecen que disputen el calcio italiano en lugar de un Mundial, donde siempre hemos descubierto la magia del deporte rey. Los tiempos cambian. Que se lo digan a los chicos de Del Bosque, que sencillamente hicieron el ridículo cuando los expertos los colocaban por los menos en semifinales, donde se han metido las cuatro selecciones con más oficio: Alemania, Brasil, Holanda y Argentina.

di-stefano-arg

En las sedes cariocas no hay equipos revelación que valgan. Ni Costa Rica ni Colombia o Bélgica, aunque rozaron la sorpresa, tienen las armas de las cuatro selecciones que a partir de hoy buscaran la gloria de estar el domingo en el empequeñecido Maracaná, donde O rey Pelé hará entrega de la Copa al campeón y, de paso, seguro que habrá un recuerdo muy especial para el desaparecido Alfredo Di Stéfano, al que tuve el placer de entrevistar cuando entrenaba al Rayo Vallecano y también verle en directo como jugador del Español, siendo yo un niño.
Sin duda, el homenaje más apoteósico con el que sueña Argentina a uno de sus hijos ilustres y que marcó una época, podría disfrazarse de la versión más sublime del Messi que hemos visto crecer en Can Barça. Si Leo, que estará más motivado que en los partidos hasta ahora disputados, tiene su tarde, pues ya tendríamos a los albicelestes luchando por el título con permiso, claro està, del equipo de Van Gaal, más zorro que nuca como demostró ante Costa Rica. El ex entrenador del Barça tiene aún guiños geniales como cambiar al portero titular por el suplente cuando se veía venir que el pase a semis se dilucidaría desde los once metros.
Este martes conoceremos al primer finalista. Brasil juega ante los teutones sin su estrella, el lesionado Neymar, que con suerte reaparecerá en el primer partido de Liga y sin el sancionado Thiago Silva. Sigo pensando desde el primer día que Alemania es el mejor equipo de este Mundial, pese a empatar con Ghana o derrotar a Francia por un pírrico 1-0. Los germanos son los únicos de los cuatro aspirantes que no especulan cuando tienen el balón. No tienen un Messi, ni un Neymar ni un Robben o un Van Persie. Alemania era y es mi favorita.
Alfredo Di Stéfano lo verá desde el cielo, adonde Messi mirará seguro si mañana marca el gol decisivo ante los tulipanes que acariciaron el pasado Mundial, pero un tal Andrés Iniesta les amargó su segunda final. Dicen que a la tarcera va la vencida. Cuidado también con Holanda. Sea quien sea el campeón va por tí “viejo”, que nunca ocultaste que te hubiera gustado jugar en el Barça y al que siempre te hemos admirado con la camiseta del eterno rival. Lástima que un torpe presidente barcelonista no supo atar tu fichaje por el Barça, al que te había traido el entrañable y amigo tuyo Pepe Samitier.


Leave a comment

Todos queríamos que ganara Federer

Por Fernando Martínez / julio de 2014


Roger Federer, el tenista más completo de todos los tiempos, acarició el domingo su octavo Wimbledon. Un despiste de apenas un minuto acabó con la ilusión del suizo, que no pudo dedicar su 17 Gran Slam a sus gemelas, presentes en la grada del All England. El campeón de Basilea remontó una pelota de partido en el cuarto set ante Novak Djokovic. En aquel punto pareció renacer el helvético y, de paso, meterle miedo en el cuerpo de su rival, que venía de perder tres finales de Gran Slam consecutivas.

Roger-Federer-Wimbledon-20121

Roger hizo lo más dificíl: llevar la finalísima al quinto set, que según las estadísticas le favorecen por un escaso 22-20 las veces que los 42 partidos disputados al mejor de cinco sets se han decido en la quinta manga. Todos queríamos que ganara Federer. Todos no, claro. Djokovic y su tropa se abrazaron y lloraron porque el serbio, con la victoria en Wimbledon, recuperaba el trono mundial y los dos millones de euros que conlleva ser campeón de un Gran Slam. Sin embargo, los 15.000 espectadores, que habían pagado cifras astronómicas para ver la final en directo, se pusieron incondicinalmente del lado de Federer en las casi cuatro horas que duró una de las mejores finales vividas en la catedral del tenis. Algo parecido a lo que sucedió en 2008 cuando Rafa Nadal conquistó su primer Wimbledon ante Federer con un colosal 12-10 en el quinto set.
Para medio mundo tenístico nunca nacerá otro Nadal, especialmente por su mentalidad ganadora en los momentos clave del partido. Pero el Domingo, Rafa estaba pescando en Manacor y vio por televisión cómo su víctima en el último Roland Garros fue capaz de resistir los extraordinarios golpes de Federer en la repelada central del All England.
Todos queríamos que ganara Federer por su tenis elegante y vistoso. De la mano de otro héroe del saque-volea como Stefan Edberg, Roger ha vuelto a ser grande, muy grande en hierba. Sólo que al otro lado de la red se topó con un talentoso Nole Djokovic que también ha seguido al pie de la letra los consejos de otro monstruo de la raqueta como Boris Becker.
Nole mordió la hierba de la central cuando el suizo estrelló el segundo punto de partido en la red. Todos queríamos que ganara Federer pero Novak Djokovic es el número uno del mundo por méritos propios. Vaya partidazo nos brindaron. Paladear el tenis como lo hicimos el domingo no tiene precio, lástima que sea en canal de pago. Este mes he abonado los 24 euros con gusto porque el espectáculo que nos deparon el uno y el tres del mundo ha dejado huella.